Una artista del tatuaje de Tijuana, quien creció en California sintiéndose completamente estadounidense, reflexiona acerca de la industria carcelaria, la guerra contra las drogas, y la política de deportación que ha recortado las alas del sueño americano.

Please follow us on: