Originaria de Tijuana, María recuenta su experiencia viviendo en los Estados Unidos y, después, el ser deportada y separada de su hija menor, Graciela, quien fue diagnosticada con parálisis cerebral desde su niñez.

Please follow us on: