Entre viajes constantes de Tijuana a Tuxtla Gutiérrez (Chiapas), Erick es preso en un centro de readaptación juvenil, también se adentra en el consumo de drogas y lucha por tener una vida junto a su familia biológica. En esta segunda parte, nos explica sobre la fragilidad de su familia y vida personal, después de la deportación de sus padres.

Please follow us on: