Esteban reflexiona que los migrantes se enfrentan a víboras, extorsionadores y narcotraficantes cuando cruzan la frontera hacia los Estados Unidos, y ante tales peligros lo único que le queda al migrante es la fe en Dios.
Please follow us on: