Esther emigró de Oaxaca a Los Ángeles para ganarse la vida, y a pesar de varias deportaciones, el amor por su hija estadounidense la ha ayudado a salir adelante en Tijuana. En la parte II de su
historia narra su estancia en los centros de detención y la prisión, donde tiene problemas de salud y emocionales.
Please follow us on: