Llevado a los Estados Unidos desde pequeño, Ignacio trabajó durante 20 años en fábricas de aluminio hasta que fue deportado. La comunicación con sus hijos, ciudadanos americanos, es lo que lo sostiene con la ilusión de regresar a casa.

Please follow us on: