Ana Laura emigró a Chicago en busca de una mejor vida. Durante años trabajó en una tienda, terminó la preparatoria, estudió inglés y computación. Formó una familia. A pesar de sus múltiples intentos, nunca pudo arreglar su estatus migratorio. La deportación ha significado para ella un vivir sin vivir.

Please follow us on: