Después de caer en el alcoholismo y la indigencia, inspirado por el amor de sus hijas, Miguel Tomás se recupera y ahora tiene un puesto de cocos en el Mercado Hidalgo de Tijuana.

Please follow us on: