Después de desperdiciar sus oportunidades en los EEUU, Pascual aplica lo que descubrió en la prisión: su talento como artista. Deportado a México, estableció su familia, trabajó duro y guardó dinero, y ahora disfruta de su vida dibujando imágenes en conchas en Playas de Tijuana.

Please follow us on: