Lupita cuenta de su detención y de varias injusticias e irregularidades que le ocurrieron en los centros de detención. Finalmente, al ser deportada, con la ayuda de su hijo mayor y el apoyo de las monjas del albergue Madre Asunta, empieza a restablecer su vida en Tijuana.

Please follow us on: