Después de vivir unos treinta años en los EEUU, un inmigrante indocumentado con un problema con el alcohol fue deportado a Tijuana. Ahora se halla en un país que apenas conoce. A su edad avanzada, le es difícil encontrar trabajo. Cuenta su historia como una advertencia a los inmigrantes en los EEUU que no aprecien la oportunidad que tienen.

Please follow us on: