Tras haber gozado de fama y fortuna como “El Chacal de Don Francisco” y de vivir en Estados Unidos por más de 30 años, Petro Valle fue deportado y desde entonces sobrevive como obrero de una maquiladora en Tijuana.
Please follow us on: