Viviendo en Tijuana, Alex se siente como un hombre sin patria y hasta le niegan el uso legal de su propio nombre. Cae en la adicción, pero se recupera, con un deseo para ayudar a otros como él; pero aún cree que su deportación fue un castigo excesivo e injusto.

Please follow us on: