Después de vivir y trabajar 26 años en los Estados Unidos, Adrián narra como el proceso de la deportación causó la pérdida de su empresa y la separación de sus hijos. Él también reflexiona sobre los maltratos y abusos sufridos durante el proceso de deportación, y hacia el final de su narrativa habla sobre sus hijos y pide una manera de comunicarse con ellos.

Please follow us on: