Después de educar a sus dos hijos en los EEUU, la deportación de Yolanda Varona la deja destrozada –hasta que se inspira a fundar un grupo de apoyo y activismo con otras mujeres cuyas deportaciones, como la suya, conlleva la consecuencia cruel de la separación familiar.

Please follow us on: