Fredy nos comparte su historia y experiencia de sentir que su identidad fue reducida a un número y deshumanizada por el sistema de deportación. Fredy peleo su caso con la ayuda de la ACLU pero al final decidió regresar a México porque sentía que el estar en el centro de deportación era un castigo y el no se ve a sí mismo como un criminal.

Please follow us on: